Otras Técnicas

Dermoabrasión

En la dermoabrasión se eliminan las capas más superficiales de la piel por procedimientos mecánicos con el fin de regularizar su superficie y dar una mayor apariencia de suavidad. Básicamente es como si el cirujano "lijase" la superficie de la piel para eliminar irregularidades que o bien desaparecerán o se suavizarán al cicatrizar. Es un tipo de tratamiento indicado especialmente para eliminar arrugas finas y mejorar la apariciencia de cicatrices en la cara, en particular las cicatrices profundas del acné.


La forma más habitual de hacerlo es con un pequeño rodillo motorizado cuyo cabezal tiene partículas de diamante. Se suele hacer con anestesia local o sedación, no requiere hospitalización y lo normal es realizarlo de forma ambulatoria.


La dermoabrasión puede producir un ligero decoloramiento de la piel o la desaparición de pecas, pero al ser una técnica eminentemente "superficial" no es un tratamiento habitual en Nevus Gigantes Congénitos. Los nevus ni son pequeños ni superficiales, y además para que los tratamientos sean efectivos es preciso conseguir la eliminación de todos los melanocitos, todo esto hace poco recomendable el empleo de esta técnica en la mayor parte de los nevus gigantes. Sin embargo es una técnica útil para mejorar la apariencia de cicatrices de intervenciones anteriores.


Peeling Químico

El peeling químico permite eliminar capas superficiales de piel por procedimientos químicos, mediante el empleo controlado de determinados ácidos (ácido salicílico, ácido acelaico...). Sus indicaciones son similares a las de la dermoabrasión. El ácido al ser aplicado quema capas superficiales de la piel lo que permite eliminar irregularidades, manchas o arrugas.


Se hace con anestesia local, y según la profundidad del tratamiento requiere de uno a siete días para poder realizar de nuevo vida normal.


Las limitaciones del peeling químico para eliminar un Nevus Gigante son las mismas que las de la dermoabrasión. Sencillamente el nevus es demasiado grande, demasiado extenso, demasiado delicado y demasiado profundo para poderse eliminar así.